Mandalas

MANDALAS

Están muy de moda las mandalas, las vemos en la ropa y accesorios las vemos en libros para pintar, las tenemos en internet en todas sus formas, pero… ¿De dónde vienen?, ¿Qué son?, ¿Significan algo?

La palabra proviene del sánscrito y significa circulo mágico. El crear mandalas es un antiguo arte que se originó en la India con el propósito de conseguir altos niveles de concentración y relajación. Sus formas surgen desde el centro hacia afuera en una forma ordenada, geométrica y con gran armonía. Cada color que se utiliza y cada figura geométrica tienen un significado lo que hace que cada mandala sea única y muy personal.

El arte de pintar mandalas tiene efectos terapéuticos ya que si lo haces centrándote en la actividad tu mente se ira sumergiendo poco a poco en las formas y los colores hasta conseguir un alto nivel de concentración y relajación. Hoy en día el pintar mandalas se utiliza como terapia para bajar y controlar los niveles de estrés, aunque si pintar no es lo tuyo, también puedes contemplarlas y dejarte llevar por su diseño y colorido y veras como también logras relajarte.

 

Cuando se dibuja y se pinta mandalas sentimos como nuestro ser interior va surgiendo a través de las formas y los colores y al concluir el trabajo tendremos una agradable sensación de relajación y bienestar. Para lograr que esta actividad tenga ese efecto en ti, debes previamente preparar tu espacio de trabajo, mis recomendaciones son: hacerlo en un ambiente apropiado, libre de distracciones, debes tener los implementos a utilizar a la mano, que el espacio de trabajo esté bien iluminado, acompañarlo con música suave o de relajación y si te gusta, puedes colocar un incienso. Tu mandala va a ir fluyendo poco a poco y a medida que la vas creando tu nivel de concentración irá en aumento.

Si nunca has pintado mandalas te invito a hacerlo, no tienes que dibujarla si no quieres, puedes conseguir algún diseño ya elaborado y sentarte a pintarla, ten muy en cuenta tu estado de ánimo antes de comenzar tu sesión y al finalizar, compara el antes y el después y notaras las diferencias. Comienza con un diseño sencillo que puedas terminar en una sola sesión y poco a poco aumenta la complejidad. Veras que con la práctica de esta actividad lograras el equilibrio y la paz interior. ¡Atrévete a probar!!!

Cerremos con una frase del Dalai Lama…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *